Manillares: Por dónde empezar, tipos y consejos para escoger el más adecuado para tu moto

Si estás pensando en cambiar de manillar es interesante que tengas en cuenta una serie factores.

Por dónde empezar

Altura: Influye principalmente en dos posicionamientos, el de tu espalda y el de tus brazos. Con la altura la espalda tiende a ir más cómoda, mientras que los brazos a partir de cierto momento empiezan a perder riego y esto puede producir cansancio o adormecimiento en viajes largos. También hemos de tener en cuenta que un manillar demasiado bajo en el que apoyemos el peso de la parte superior del cuerpo en el manillar presionará el nervio mediano, que pasa por la palma de tu mano y puede llegar a adormecerla.

Anchura: Con la anchura contrarrestamos en cierta medida la relajación que ganaba la espalda con la altura, de manera que un manillar bajo y ancho nos hará ir muy tumbados sobre la moto con el sacrificio lumbar que esto supone. También hay que tener muy en cuenta que una moto con un manillar muy ancho perderá cierta maniobrabilidad, tanto a la hora de moverla “en parado” empujando con los pies como a la hora de circular, donde necesitaremos espacios más anchos de paso y por donde circular.

Rigidez: Normalmente poco tenida en cuenta, un manillar demasiado alto, ancho o con un tubo demasiado fino tenderá a flexionarse a la hora de manejarlo o al realizar frenadas de emergencia.

¿Qué tipos de manillares existen?

Antes de comenzar con las descripciones concretas decir que existen en el mercado decenas de modelos de manillares que responden a modas y diseños actuales, Sin embargo, por cuestiones de extensión,aquí nos vamos a centrar en listar los tipos generales donde podríamos clasificar todos los demás.

Manillar básico: Es el manillar que la mayor parte de las Harleys y motos custom suelen traer instalado de casa. Suelen ser de altura baja, no más de 10 o 15 cm, de una anchura media, unos 85 cm. y de fuerte rigidez.
Estéticamente no resaltan ningún aspecto de la moto, por lo que suelen ser descartados por la mayor parte de los usuarios de una moto custom. Es probablemente el tipo de manillar que estás pensando en retirar de tu moto y el motivo por el que estás leyendo este post :-).

Barra recta: Como bien puedes imaginar este manillar consiste en “un tubo” recto que le da a la moto un aspecto retro y más agresivo, la altura suele variar en función de las torretas que lo acompañen (las piezas que sujetan el manillar a la tija de la moto) entre unos 5 cm. y unos 25-30 cm, no suelen ser extremadamente anchos ya que la posición recta es incómoda para las muñecas si superamos los 90-95 cm. La rigidez suele ser muy fuerte, si bien es cierto que unas torretas demasiado altas pueden rebajar la rígidez drásticamente.

Drag Bar: Consiste en un manillar muy ancho, habitualmente más de 100 cm, algunos incluso llegan a los 120 cm. La altura es variable de un modo muy parecido al de la barra recta, pero no suele llegar a más de unos 15 cm por motivos estéticos.
La rigidez es media y disminuye con la anchura.

Semimanillares: Consiste en dos piezas pequeñas con agarraderas que se fijan en las barras laterales de la tija. Este tipo de manillar es habitualmente utilizado en modelos racing y de competición, aunque algunas motos custom tipo café racer lo usan también. Este manillar tiene la altura más baja posible, permitiendo colocarlo por debajo del nivel de la tija. La anchura también suele ser pequeña y cuenta con una rigidez elevada.

Cuerno de vaca: Es un manillar más bien ancho con forma curvada o de “medio volante” suele ser muy cómodo debido a que se acerca mucho a la posición del conductor permitiendo posiciones más erguidas. La posición de las manos se asemeja a la forma en la que se cogería el volante de un camión. De corte muy clásico es normalmente utilizado en motos grandes.
Suele colocarse a una altura baja y con anchuras medias-altas. Su rigidez es más bien baja debido sobre todo a la enorme curva que describe.

Cuelgamonos: Un manillar donde la “U” central se ha alargado dotándolo de gran altura. Un tipo de manillar muy vistoso que cambia completamente el aspecto de la moto. Los más bajos suelen tener 30-32 cm, no suelen tener más de unos 40 cm aunque existen modelos de 55-60 cm. La anchura puede ser media o alta(según la moto donde se vaya a instalar) y la rigidez es muy baja, incluso llegándose a instalar en tijas especiales con gomas amortiguadoras de las vibraciones (silentblocks).

¿Cómo me decido?

Bien, si has llegado hasta aquí probablemente ya sepas más sobre manillares que el usuario medio de una moto custom. Así que solo te queda aplicar esos conocimientos para tomar la mejor decisión :-).

Para empezar es importante considerar la estética que quieres para tu moto teniendo en cuenta que no cualquier moto va a quedar bien con cualquier manillar. Por ejemplo un manillar  donde la “U” central sea muy ancha no quedará bien en una moto de tija estrecha y viceversa, un manillar tipo cuerno de vaca en una Sportster está fuera de lugar y una barra recta de 80 cm de anchura en una moto tipo cruiser quedará ridículamente pequeño.
En este punto es importante tener en cuenta que algunos modelos sacrifican comodidad en virtud de la imagen y que lo mejor que puedes hacer es subir a tu moto, con una pieza de metal( o cualquier cosa que tengas a mano) de anchura y altura parecida y  a lo que pretendes colocarle y con ayuda de un amigo “te lo pruebes”. No hay mejor manera, sin tener una moto similar con ese manillar, de saber cómo te va a afectar una vez una vez lleves a cabo la instalación definitiva. Ten en cuenta que la posición de los pies no será la misma con la moto parada que en marcha.

Y por último…

¡Los cables! Son un factor a tener muy en cuenta antes decidirte por un modelo u otro. El motivo es que unos manillares demasiado altos o anchos es muy posible que no lleguen naturalmente y tengas que cambiarlos por otros y son la parte MÁS CARA de todo. Ten en cuenta que según el modelo llevarás unos 15-30 cables eléctricos (o fibra óptica en algunos modelos de Harley), necesitarás un latiguillo de embrague y uno de freno, así como uno o dos latiguillos para el acelerador. Usualmente podrás encontrar un Kit específico  para tu modelo de moto que los incluya todos.

 

Kit para manillar
Ejemplo de un kit para un manillar tipo cuelgamonos.